Ingredientes:

1 cucharada de aceite de oliva
1 taza de cebolla blanca picada
1/2 taza de zanahoria finamente picada (aproximadamente 1 grande)
1/2 taza de apio finamente picado (alrededor de 2)
4 dientes de ajo, picados
2 ramitas de romero fresco
2 ramitas de tomillo fresco
2 hojas de laurel secas
1 cucharadita de orégano seco
1/2 cucharadita de sal
1/4 cucharadita de pimienta negra recién molida
4 tazas de caldo de vegetales
2 (15 onzas) lata de frijoles blancos, enjuagados y escurridos
1 lata (15 onzas) de salsa de tomate
1 taza de agua
1 1/2 tazas de pasta pequeña en forma de tubo
4 cucharadas de queso parmesano rallado

Preparación:

Caliente el aceite en una cacerola grande a fuego medio. Agregue la cebolla, la zanahoria, el apio y el ajo y cocine durante 3 a 5 minutos, hasta que las verduras estén tiernas. Agregue las ramitas de romero y tomillo (con sus tallos), hojas de laurel, el orégano, la sal y la pimienta y revuelva. Añada el caldo de vegetales, los frijoles, la salsa de tomate y el agua y aumentar el fuego a alto. Llevar a hervor.

Agregue la pasta, reduzca el fuego a medio, tape parcialmente y cocine durante 6-8 minutos, hasta que la pasta esté al dente, revolviendo ocasionalmente. Retire las hojas de laurel y el romero y ramitas de tomillo (la mayoría de las hierbas se les ha caído los tallos en la sopa). Sirva la sopa en tazones y cubra con el queso parmesano.

Rinde 6 porciones

Nota: Se llama pasta fagioli o pasta e fagioli (en italiano ‘pasta y judías’) a un plato sin carne tradicional italiano. Al igual que otros muchos platos italianos famosos como la pizza y la polenta, empezó siendo una receta campesina, debido a sus ingredientes económicos. Actualmente está muy extendido, encontrándose incluso en restaurantes que no sirven comida italiana.

La pasta fagioli se hace con judías comunes y algún tipo de pasta pequeña, como coditos. La base suele ser aceite de oliva, ajo, cebolla picada y especias, junto con tomate estofado o pasta de tomate, o la salsa marinara sobrante del domingo, en algunas recetas tradicionales caseras. Algunas variantes no incluyen tomate, empleando un caldo. La consistencia del plato puede variar, cayendo algunas claramente en la categoría de sopa, normalmente cuando no se emplea tomate, que lo hace mucho más espeso. - Fuente: http://es.wikipedia.org