Hay muchas recetas de granola. Ésta no contiene aceite añadido, pero incluye una magnífica colección de cereales, nueces y semillas: !un verdadero tesoro de aceites, minerales y vitaminas naturales! En nuestro ashram de yoga de la isla Paraiso, en las Bahamas, recogemos cocos de los árboles. Los abrimos, desmenuzamos la pulpa y tostamos 50 g con una mezcla de cereales. Se puede utilizar como variante coco secado. Si añades coco, puedes reducir la cantidad de edulcorante líquido. La receta se puede simplificar aumentando las cantidades de algunos ingredientes si te faltan otros. La granola se conserva durante varias semanas en un frasco hermético, en un lugar fresco (que no sea el frigorífico). Para servir, sólo hay que añadirle leche, yogur o leche de saja.

Para 12-16 personas

Ingredientes:

175 ml de jarabe de arce
125 ml de agua caliente
1/2 cucharadita de esencia de vainilla
300 g de copos de avena
150 g de copos de centeno, mijo o trigo
50 g de germen de trigo o salvado
100 g de avellanas, almendras u otro fruto seco
75 g de pipas de girasol
50 g de semillas de sésamo
75 g de pasas
50 g de dátiles picados u otra fruta deshidratada (opcional)

Preparación:

Precalentar el horno a 120ºC. Mezclar el jarabe de arce con el agua y la vainilla.

Poner los cereales, los frutos secos y las sernillas en un cuenco grande. Añadir la mezcla de jarabe de arce y remover bien. Poner la mezcla en una fuente ligeramente untada con aceite y hornear durante 1 hora, removiendo tres o cuatro veces para evitar que se queme. La granola está lista cuando se vea levemente dorada.

Mezclar la granola con la fruta desecada mientras esté aún caliente, desmenuzando los pedazos grandes. Dejarla enfriar y guardarla en frascos herméticos.