Ingredientes:

¼ kg. de harina integral súper fina
2 cucharadas de salvado de avena
5 cucharadas soperas de aceite
1 taza de azúcar rubia integral de caña
1 cucharada de ralladura de limón
Frutas secas (almendras, nueces, pasas de uva, frutas desecadas como durazno, peras, etc.)
1 cucharadita de levadura fresca (también puede ser en polvo)

Preparación:

Disolver la levadura en una taza de agua tibia y batirla bien.

Colocar la harina y el salvado de avena en un recipiente bien grande, agregarle una pizca de sal, el aceite, el azúcar y mezclar todo y disponerlas en forma de corona e ir agregando la levadura y agua en cantidad necesaria hasta formar una masa blanda.

Amasar y unir bien (recordar que si se pega la masa a las manos hay que mojarlas). Cuando logramos una masa uniforme, elástica y que se despegue de los dedos la cubrimos con un paño húmedo y dejamos la masa en reposo para que aumente su tamaño aproximadamente unos 50 minutos (tiene que notarse que la maza casi se duplicó de tamaño).

Estirar la masa, con la mesada enharinada y agregar la ralladura de limón, las frutas secas y las desecadas (previo remojo de 25 minutos para hidratar).

Se mezcla todo y se vuelve amasar y se coloca en un molde de papel o el molde previamente untado con aceite hasta menos de la mitad de su altura.

Dejar leudar en un lugar sin corriente de viento, y luego llevar al horno unos 45 minutos aproximadamente. Unos 5 minutos antes de retirar se pinta con melaza y se colocan castañas o la fruta que usted desee.

Luego retirar del horno y con un cuchillo pinchar, si éste sale limpio es porque está cocido, desmoldar y dejar enfriar.

Piense que la Navidad y las fiestas son un buen momento para reflexionar y tratar de cambiar algunos hábitos, como por ejemplo usar productos orgánicos, harinas integrales, azúcar integral de caña, frutas, y así brindarle a nuestra familia una mesa libre de químicos.

Gabriela Mattei
Unión Vegetariana Argentina (UVA)